Capítulo 8 – La esclusa

En 2011 se terminaron las obras de la Nueva Esclusa de Sevilla, de nombre Puerta del Mar. Es la única esclusa de esas dimensiones que existe en todo el territorio español. Su construcción ha sido especialmente importante para la modernización y la navegabilidad del Guadalquivir porque mejora notablemente la antigua, que ya tenía 60 años. Se ha aumentando el calado y la manga de los buques que pueden acceder a través de sus instalaciones. De hecho más de un 90 % de los navíos de todo el mundo pueden atravesarla, gracias a los 39 metros de anchura y los 11 de profundidad que discurren a lo largo de 280 metros.

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • LinkedIn

La Esclusa constituye el elemento de conexión entre la Eurovía Guadalquivir E.60.02 y el recinto portuario en Sevilla. Su función básica es la de servir de elevador de barcos desde la Eurovía Guadalquivir a la Dársena comercial en Sevilla y viceversa. Además protege a la ciudad de las inundaciones en el caso de subida catastrófica de las mareas.

Está ubicada en el canal de Alfonso XIII, en el que se llamó muelle de la Punta del Verde. Tiene 343 metros de longitud. Adyacente a la esclusa hay otro canal de navegación con dos muelles de apoyo de 175 metros.

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • LinkedIn

Su función principal es la de facilitar que los buques superen la diferencia del nivel de las aguas del Río. Cuando llegan desde el mar los buques descienden puesto que la cota del Río es más alta que la del Puerto.

El manejo de la compuerta principal, de más de mil toneladas de peso y sobre veinte metros de altura es un reto técnico del que puede presumir Sevilla, en cuya resolución intervinieron especialistas internacionales, además de sevillanos, e importantes firmas de ingeniería con la aportación de los Astilleros de Sevilla.

La esclusa cuenta con dos pasarelas levadizas, una para tráfico rodado y otra con vías de ferrocarril.

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • LinkedIn

La empresa principal que ejecutó la obra fue FCC, siendo su cliente el Ministerio de Fomento y la Autoridad Portuaria de Sevilla, y supuso un coste de 183,86 millones de euros. Comenzó en junio de 2005 y finalizó en septiembre de 2011.

Pin It on Pinterest

Share This